Terapia de muérdago en la investigación de servicios de salud

Según una definición del Ministerio Federal para la Educación e Investigación (BMBF, por sus siglas en alemán), la investigación de servicios de salud describe "La realidad de los servicios de salud", ella "proporciona información sobre el uso, el éxito y los riesgos de los procedimientos de diagnóstico y terapéuticos, así como conceptos de servicios de salud bajo condiciones cotidianas" y "responde preguntas, que ni La investigación básica biomédica todavía puede responder a la investigación clínica clásica" [89].

La investigación de servicios de salud ha contribuido considerablemente a la comprensión y definición de la terapia tumoral de alta calidad en las últimas dos décadas [283] y representa un elemento clave de la oncología moderna en la evaluación a largo plazo de los Endpoints (criterios de valoración clínica) relacionados a los pacientes [250]. 

Los estudios de servicios de salud o bien Real-Word Data (RWD) ganan cada vez más importancia en la oncología moderna y son también reconocidos internacionalmente [251, 252, 253, 254]. Los resultados de los estudios RWD sobre muérdago se pueden resumir de la siguiente manera:

Implementación y seguridad

Las terapias oncológicas de medicina integrativa son muy aceptadas por pacientes oncológicos de diferentes edades y son implementables en la atención diaria de los servicios de salud de los centros oncológicos certificados por la Sociedad Alemana del Cáncer [16, 19].

La terapia subcutánea de muérdago, así como, el uso intravenoso e intratumoral (ambos off label) en combinación con otras terapias tumorales, es segura y tiene un perfil de efectos secundarios de leve a moderado [93, 94, 95, 96].

En un estudio de cohorte farmaco-epidemiológico multicéntrico se indica que el uso del extracto de muérdago (Iscador® Qu) en el carcinoma colorrectal reduce los efectos secundarios de la terapia estándar (quimio/radioterapia), alivia las molestias asociadas al cáncer y tiene el potencial de mejorar la supervivencia libre de metástasis [103].

Con enfermedades autoinmunes que existen simultáneamente con el cáncer, como tiroiditis de Hashimoto, psoriasis, colitis ulcerosa, enfermedad de Graves o síndrome de Sjögren, la terapia adicional de muérdago es posible [255]. 

Los extractos de muérdago se dan en combinación con anticuerpos monoclonales [65, 67], terapia dirigida [67] o inhibidores de PD-1 y CTLA-4, no intensifican ni aumentan el perfil de efectos secundarios de estas terapias. Más bien, la tasa de efectos secundarios se reduce por el factor 5 en la terapia de anticuerpos con terapia adicional de muérdago en comparación con la terapia de anticuerpos sin muérdago [65]; en la terapia dirigida en combinación con la terapia de muérdago, la tasa de interrupción del tratamiento con medicamentos convencionales contra el cáncer se reduce a la mitad. Además, las tasas de efectos secundarios son significativamente más bajas en comparación con terapia dirigida sola [67].

Calidad de Vida

El tratamiento adicional con muérdago también es útil para el cáncer de mama no metastásico si el objetivo es reducir el dolor y otros síntomas asociados al tumor a largo plazo (durante aproximadamente cinco años), para aliviar las molestias asociados al tratamiento convencional, como p.ej. aliviar la fatiga, y para mejorar la calidad de vida. [33].

La evaluación del cuestionario de calidad de vida de la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del cáncer (EORTC-QLQ-C30) mostró mejoras de las funciones emocionales y sociales y del rol de función después de la administración adicional de muérdago en pacientes con cáncer de mama no metastásico [97]. Otros dos estudios, incluso en pacientes con cáncer de mama no metastásico, demostraron mejora sostenida de la sensación de calor para la terapia adicional de muérdago [98, 99, 310]. Además del efecto positivo sobre la termocoherencia, un estudio de Datos del Mundo Real (RWD) también mostró una mejora de la fatiga, el insomnio y el funcionamiento físico en pacientes con cáncer de mama no metastásico. [284].

En pacientes con cáncer colorrectal no metastásico, un estudio de cohorte fármaco-epidemiológico multicéntrico demostró por primera vez que la terapia de apoyo con muérdago (Iscador Qu) como complemento de la quimioterapia/radioterapia contribuía significativamente a la mejora del síndrome de fatiga [104].

En el marco de un estudio observacional de uso en pacientes con linfoma linfocítico no Hodgkin (CLL) fue evidente, que los extractos de muérdago (Helixor® A) pueden ser usados aquí de forma segura [105] y mejora tanto la calidad de vida como la inmunocompetencia [106].

En un estudio cualitativo, se preguntó a 35 médicos especializados en terapias médico-integrativas antroposóficas sobre sus experiencias con la terapia de muérdago en pacientes oncológicos. Se demostró que la terapia de muérdago contribuye a estabilizar la enfermedad, mejorar el estado general, fortalecer la vitalidad y la fuerza, reducir la disnea y la caquexia, mejorar la sensación de calor, así como el apetito y el sueño, reducir el dolor como consecuencia de la metástasis ósea, reducir significativamente los síntomas de fatiga asociados a la enfermedad, así como a los efectos secundarios asociados a la quimioterapia [79]. 

Un estudio farmaco-epidemiológico multicéntrico en pacientes con cáncer de páncreas (n = 396) mostró que la terapia adicional de muérdago (Iscador®) complementaria a la quimioterapia (principalmente con gemcitabina) o en el marco de Best Supportive Care es adecuada para reducir los síntomas asociados al tumor y para prolongar la vida [45].

Supervivencia prolongada

En dos estudios de investigación de servicios de salud llevados a cabo por la Red de Oncología, se observó una prolongación de la supervivencia de los pacientes oncológicos cuando recibían terapia de muérdago además del estándar orientado por las guías [100, 101]. Esto concernió a pacientes con cáncer de pulmón metastásico de células no pequeñas (CPCNP) [100], así como a pacientes con cáncer de páncreas metastásico avanzado [101] (ver también datos bajo estudios clínicos).

Ya antes, en un estudio de investigación de servicios de salud del Registro de la Red de Oncología, en base al ejemplo de una clínica con concepto antroposófico (Clínica Öschelbronn), se había mostrado que la mediana de supervivencia en pacientes con carcinoma pancreático en estadio III/IV, de los cuales el 91 por ciento habían recibido terapia de muérdago, fue prolongada significativamente con 12,4 meses en comparación con los resultados de estudios publicados anteriormente (6 a 9 meses) [102]. 

Pruebas de costos / eficacia

En pacientes con cáncer de páncreas metastásico, un estudio de análisis de costo-eficacia mostró menores costos hospitalarios por mes medio de supervivencia global para el tratamiento oncológico estándar combinado más muérdago en comparación con el tratamiento estándar solo [285]. Esto también se confirmó en los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas metastásico [286, 305]. 

 

Última actualización: 19 de agosto 2021/ AT

Go to Heaven