Procedimientos complementarios en guías S3, para pacientes oncológicos en alemania

La guía para el tratamiento de cáncer de pulmón nombra a la terapia de muérdago como procedimiento médico complementario [248]. 

La guía actual para el cáncer de mama parte de la base, que hasta el 64 por ciento de las pacientes emplean este tipo de terapias complementarias y señala en este caso a una publicación de Horneber y col. [112]. 

La guía actual del melanoma concluye que "después de una cuidadosa ponderación de los posibles riesgos (efectos e interacciones secundarias), los procedimientos complementarios pueden ser administrados en casos individuales a petición del paciente". [116]. Además, se dice, que una actitud severamente negativa del médico tratante contra el empleo de procedimientos médicos complementarios, reduce la confianza de la relación médico-paciente, disminuye la disposición al cumplimiento del tratamiento e incluso puede conducir a la interrupción de la terapia [120, 121, 122]. Por lo tanto, se aconseja dejar que el tratamiento médico complementario sea realizado por especialistas de oncología. De acuerdo a las guías, estos tratamientos médicos complementarios representan un método adicional a las terapias antitumorales activas y de soporte. Ayudan al paciente de volverse activos de manera autónoma.

La guía del cáncer gástrico dice, que la “medicina complementaria se sitúa en base a las reglas de la medicina científica y parte de la base, que se puede proporcionar pruebas de eficacia y que se emplea como terapia integrativa en coordinación con la medicina convencional de manera complementaria”. Como fuente se señala una publicación de Cramer y col. [115]. Por lo tanto, una educación profesional fundada sobre la terapia complementaria parece fortalecer la relación médico-paciente y conduce a una apertura mutua [113, 114]. 

 

Última actualización: 9 de julio 2021/ AT

Go to Heaven