La seguridad de la terapia de muérdago

La terapia de muérdago se destaca por una buena tolerabilidad [23, 24, 25, 28]. Según un análisis Cochrane, los eventos no deseados asociados con los extractos de muérdago fueron generalmente solo leves; no se observaron eventos graves o que amenacen la vida [6]. 

Los eventos no deseados comunes, dependientes de la dosis y que se resuelven espontáneamente incluyen reacciones de inflamación en el lugar de la inyección, temperatura elevada o fiebre leve y síntomas similares a los de la gripe.

Conforme a la información especializada de los fabricantes de los preparados farmacéuticos de muérdago se registran casi regularmente "un ligero aumento de la temperatura corporal y las reacciones inflamatorias locales en el sitio de inyección subcutánea al comienzo de la terapia". Estas se consideran como "signos de disposición de reacción del paciente" y por lo tanto, como una respuesta inmune positiva. Las leves tumefacciones temporal de los ganglios linfáticos regionales, también son igualmente inofensivas. De acuerdo con la guía de Onkopedia para procedimientos terapéuticos complementarios y alternativos Onkopedia para prosedimientos terapéuticos complementarios y alernativos [26], estas molestias son típicas para la estimulación de las defensas propias del cuerpo. En el sentido del concepto antroposófico de terapia, estas reacciones son deseadas y sirven como criterio para la adaptación de la dosis individual.

Las reacciones locales en el lugar de la inyección subcutánea (enrojecimiento, tumefacción, prurito, dolor) aparecen generalmente solo al inicio del tratamiento. Muy rara vez (0.1-1%) se han observado reacciones alérgicas o pseudo-alérgicas [29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38]. Probablemente la presencia de anticuerpos anti-IgE de tipo ML-1 juegue un rol en la reacción alérgica de tipo [37]. 

Según indicaciones de los fabricantes, los preparados farmacéuticos de muérdago deben evitarse en caso de alergias conocidas frente a uno de los componentes del muérdago, en caso de enfermedades granulomatosas crónicas, autoinmunes activas, así como en la terapia inmunosupresora [1, 2, 3, 4]. En enfermedades inflamatorias agudas o febriles altas, la aplicación debe interrumpirse hasta que cedan los signos de inflamación.

Se recomienda precaución al tratamiento simultáneo con otros medicamentos Immunomoduladores (p. ej., Interferones, interleucinas), ya que no se puede descartar una sobreestimulación [1, 2, 3, 4].

De acuerdo con la guía de Onkopedia, la terapia de muérdago no se recomienda para los cánceres que se originan en el sistema inmune (p. ej., Leucemias, linfomas) [26]; Estas indicaciones también caen bajo el off-label use.

 

Última actualización: 13 de julio 2021/AT1

Go to Heaven