Inyectar bajo la piel

Los preparados farmacéuticos antroposóficos de muérdago normalmente se inyectan dos o tres veces por semana debajo de la piel (en terminología médica: subcutáneo, abreviado: s.c.) inicialmente en una dosis muy baja. Esta se incrementa lentamente hasta que en el lugar de la inyección se evidencie un enrojecimiento. Esta reacción local es un efecto secundario deseado: Indica la reacción del sistema inmune al muérdago.

Sin embargo, el enrojecimiento no debe ser mayor de cuatro a cinco centímetros de diámetro en lo posible. Si la reacción es más extensa, debe consultarlo con el médico, pues posiblemente la dosis es demasiada alta.

No obstante, es normal que la reacción local disminuya en el curso de la terapia. También puede estar completamente ausente sin que esto signifique que la terapia es ineficaz. En cualquier caso, debe informar a su médico sobre la reacción local y su modificación. Esta puede presentarse nuevamente o intensificarse después de un cambio del preparado farmacéutico de muérdago o del árbol hospedero.

 

Última actualización: 9 de julio 2021/AT1

La primera inyección debe realizarse en la consulta para que el médico que le atienda pueda explicarle cómo y dónde se realiza mejor la inyección y qué hay que tener en cuenta. Las agujas con las que se inyecta el extracto de Muérdago son muy finas – el pinchazo de la aguja es apenas perceptible. 

Después de la aplicación, la piel se enrojece alrededor del lugar de inyección y generalmente se hincha ligeramente, posiblemente también con picazón. Esta no es una reacción no deseada, sino deseable: indica que el sistema inmune está reaccionando. El enrojecimiento no debe ser mayor de aproximadamente 5 cm; de lo contrario, quizás la dosis elegida es demasiado alta.

La región abdominal se puede dividir en cuatro cuadrantes. La forma más fácil es inyectar el extracto de muérdago alternativamente en uno de los campos de la piel, donde generalmente hay suficiente tejido graso subcutáneo. El muslo es el lugar preferido para personas muy delgadas. Sin embargo, no debe inyectarse en el mismo lugar, ya que esto puede irritar demasiado la piel.

Debe calentar las ampollas de muérdago brevemente en su mano después de sacarlas del refrigerador. Luego rompa la ampolla de vidrio en la posición deseada en el extremo cónico del cuello de la ampolla. La jeringa se puede llenar fácilmente con el contenido a través de la abertura.

Para eliminar el aire aspirado, sostenga la jeringa en posición vertical hacia arriba y empuje el émbolo lentamente hacia la aguja hasta que salga una gota de líquido. En este caso, se puede suponer que no hay más aire en la jeringa.

Lo mejor es practicar primero la extracción de la jeringa bajo supervisión. Si tiene aversión a ponerse una inyección, puede pedirle a su pareja o a otra persona que lo haga.

 

Desinfectar la zona de punción con una torunda de algodón con un poco de alcohol antes de la inyección. Luego use una mano para comprimir la piel ligeramente para formar un pliegue, la otra mano para colocar la aguja en un ángulo de aproximadamente 45 grados con respecto a la superficie de la piel y deslizarla dentro de la piel. Como la aguja es muy fina y corta, este proceso es casi indoloro y fácil de tolerar. Luego, presione lentamente el contenido de la ampolla con el émbolo en el pliegue de la piel. Luego retire la aguja.

Es mejor recolectar las jeringas usadas en un frasco con tapa de rosca a prueba de niños o en un recipiente especial que puede obtener en las farmacias.

Por favor tener en cuenta: solo puede usar una vez cada jeringa y aguja. Cada inyección debe ser recién aspirada y equipada con una nueva aguja.

 

Última actualización: 9 de julio 2021/AT1

Go to Heaven