Terapia de muérdago en el carcinoma colorrectal

 

Última actualización: 9 de julio 2021/AT

Eficacia y seguridad de la terapia postoperatoria de muérdago en pacientes con cáncer colorrectal primario no metastásico: un estudio de cohorte epidemiológico comparativo, multicéntrico

Friedel y col. 2009, Zänker y col. 2012, Bock y col. 2014 [42, 103, 104]

Se trata de tres publicaciones de un estudio que fue publicado bajo diferentes aspectos en varias revistas científicas.

Pacientes y metodología

En este estudio de cohorte epidemiológico multicéntrico, controlado, retrospectivo, realizado según las guías de Buenas Prácticas Epidemiológicas (BPE), fue investigado la eficacia de la terapia de muérdago. Se incluyeron 804 pacientes con carcinoma colorrectal primario no metastásico de estadios UICC I a III de varios centros en Alemania y Suiza. Fueron examinados la frecuencia de los efectos secundarios relacionados por la quimioterapia/radioterapia, así como la persistencia de los síntomas relacionados con la enfermedad y con la terapia en el grupo de muérdago en comparación con el grupo control. Igualmente se registró el índice de Karnofsky, la duración de la estancia hospitalaria durante el período de observación y la supervivencia libre de enfermedad (Disease-free survival,DFS).

429 pacientes recibieron el extracto de muérdago Iscador® M o Qu s.c. como parte de una terapia de apoyo a largo plazo después de la cirugía, dos o tres veces por semana adicional a la quimioterapia y / o radioterapia convencional o en el cuidado posterior oncológico.

Del análisis por protocolo del grupo de muérdago fue evaluado adicionalmente un subgrupo con 106 pacientes, que recibieron muérdago de roble. Los 375 pacientes del grupo control fueron tratados solo con terapias convencionales o recibieron solo cuidados posteriores sin otra medicación.

La mediana del período de observación fue de 58 meses en el grupo de muérdago y 51 meses en el grupo control. La mediana de duración de la terapia de muérdago fue de 53 meses.

En un segundo análisis fueron seleccionados pacientes del colectivo del estudio que habían desarrollado un síndrome de fatiga debido al tumor al inicio del estudio. Se incluyeron 143 pacientes sin tratamiento y 181 con terapia aditiva de muérdago.

Resultados

Los pacientes en el grupo de muérdago mostraron significativamente menos efectos secundarios que el grupo control debido a la quimioterapia y / o radioterapia: solo alrededor del 19 por ciento de los pacientes en el grupo de muérdago desarrollaron estos efectos secundarios, en cambio en el grupo control ocurrieron en casi el 50 por ciento de los pacientes.

El análisis de subgrupos de 106 pacientes mostró una diferencia aún mayor. Así, solo el 7.5 por ciento en el grupo Iscador® Qu desarrolló estos efectos secundarios relacionados con la quimioterapia / radioterapia en comparación con casi el 50 por ciento en el grupo control.

Los pacientes en el grupo de muérdago desarrollaron también menos síntomas relacionados con la enfermedad y la terapia, como náuseas o vómitos, pérdida de apetito, depresión, fatiga, irritabilidad o agotamiento, trastornos del sueño, mucositis o reacciones cutáneas. El índice de Karnofsky también se mejoró significativamente en el grupo de muérdago (p <0.001). La capacidad de rendimiento de los pacientes en el grupo de muérdago se incrementó de manera continua y significativa a 86.8 por ciento durante el primer ciclo de quimioterapia e incluso aumentó a 93.7 por ciento después de la quimioterapia. En contraste, el grupo de control mostró una ligera disminución en el rendimiento después del primer ciclo de terapia, que luego casi volvió a su valor original de 84.6 por ciento después de la terapia.

También la duración de la estancia hospitalaria fue significativamente más corta (p = 0.015) con un promedio de 35.5 días en el grupo de muérdago que en el grupo control, el cual permaneció en promedio 41.2 días en el hospital.

Además, se observó una ventaja en la supervivencia libre de enfermedad (DFS). Así, el cociente de riesgo relativo ajustado (adjusted hazard ratio, HR) para el DFS en el grupo de muérdago fue de 0.68 (0.51-0.92, p = 0.013), lo que corresponde a una reducción significativa en el riesgo relativo estimado de aproximadamente 32% y una reducción de la tasa de recidiva en aproximadamente un tercio.

Para examinar la seguridad de la terapia, se evaluaron los efectos no deseados al medicamento condicionado por la terapia de muérdago. Diez pacientes (2.3%) reaccionaron con efectos secundarios sistémicos como mareos, fatiga, depresión, tinnitus, náusea, fiebre leve o prurito. Todos los efectos secundarios fueron de leves a moderados (OMS / CTC grado 1-2). Cinco pacientes interrumpieron el tratamiento prematuramente por estos efectos secundarios. Un paciente mostró una reacción alérgica aguda.

En 100 pacientes (23.3%) se presentaron reacciones locales como induraciones, eritema, prurito o edema alrededor del sitio de inyección, que siempre resultaron ser leves a moderadas y desaparecieron por completo. No se produjeron efectos secundarios que amenazan la vida.

De los 143 pacientes que no recibieron terapia de muérdago, 86 padecieron el síndrome de fatiga condicionado por el tumor al final de la observación. En contraste, de los 181 pacientes que recibieron terapia de muérdago, solo 16 pacientes al final de la observación mostraron estos síntomas.

Conclusión

Los resultados de este estudio confirman que la terapia de muérdago adicional al tratamiento básico oncológico convencional, disminuye significativamente los efectos secundarios causadas por estas terapias y puede contribuir a la prolongación de la supervivencia. Además, la terapia de muérdago es una buena medida adecuada para reducir el síndrome de fatiga condicionado por el tumor.

 

Última actualización: 9 de julio 2021/AT

Go to Heaven